miércoles , 16 octubre 2019
Home / Reflexión Empresaria / Liderazgo hoy: pensamiento crítico y toma de decisiones

Liderazgo hoy: pensamiento crítico y toma de decisiones

Elegí para compartir con ustedes el tema Liderazgo, y específicamente un tema de liderazgo que creo tenemos mayores oportunidades y desafíos: Pensamiento crítico y toma de decisiones. (Critical Thinking and Decision Making)

 

Hoy en día, las organizaciones se mueven en un entorno VUCA, por sus siglas en inglés, y este entorno se caracteriza por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

El pensamiento crítico es muy importante en este entorno. En un mundo impulsado por la información y la tecnología. Uno tiene que ser capaz de hacer frente a los cambios de forma rápida y eficaz. ¿Quién no necesita hoy de esta dinámica?

Las organizaciones y su desarrollo imponen demandas crecientes de habilidades intelectuales flexibles y la capacidad de analizar información e integrar diversas fuentes de conocimiento para resolver problemas. El buen pensamiento crítico promueve tales habilidades de pensamiento, y es muy muy importante en el lugar de trabajo, que cambia rápida y constantemente.

Un pensador crítico tiene la autoconciencia para saber la diferencia entre un pensamiento racional basado en una consideración cuidadosa y una respuesta emocional basada en un sesgo personal.

Como indicara el Dr. Facundo Manes, en su exposición en el encuentro Anual de ACDE de este año, los sesgos estarán con nosotros, por más racional que queramos llevar adelante una decisión. De allí que lo que enriquece a los equipos es la diversidad y el consenso. La diversidad y el consenso disminuyen la influencia de los sesgos individuales.

Las Habilidades de Pensamiento Crítico nos ayudan a comprender mejor las experiencias y opiniones de otros, mejorando nuestra capacidad para trabajar con diferentes personas.

 

La toma de decisiones es el proceso de decidir sobre algo, especialmente en equipo.

De la diversidad es que surgen los consensos enriquecidos.

 

Podríamos esquematizar en 4 etapas para desarrollar el proceso de toma de decisiones.

En general, el proceso de toma de decisiones nos ayuda a resolver problemas al examinar opciones y alternativas y así decidir cuál es el mejor camino a seguir.

El uso de un enfoque paso a paso o proceso es una forma eficiente de tomar decisiones que tienen un impacto en los objetivos a corto y largo plazo de nuestra organización. Cuando uno tiene un proceso robusto de toma de decisiones, el resultado es natural al proceso.

El proceso de toma de decisiones de negocios podemos dividirlo en cuatro etapas. Podemos utilizar muchos de estos pasos sin darnos cuenta, pero es importante obtener una comprensión más clara de las mejores prácticas que pueden mejorar la efectividad de nuestras decisiones.

Las cuatro etapas de la toma efectiva de decisiones son:

  • La etapa de contribución: El objetivo de la etapa de contribución es lograr una mejor comprensión del problema existente y las circunstancias específicas que lo rodean.
  • La etapa procesal: El grupo debe desarrollar, evaluar y seleccionar activamente alternativas y soluciones para resolver el problema identificado.
  • La etapa de implementación: Durante esta etapa, se crea un plan con el cual se pone en acción la solución seleccionada. El plan debe ser altamente detallado para permitir una implementación exitosa.
  • La etapa de reflexión: El grupo debe decidir cómo determinar la “implementación completa” antes de evaluar la efectividad de la solución implementada.

El hecho de que este paso se ignore u omita es una de las razones principales por las que fallan los procesos de toma de decisiones y de solución de problemas: a menudo nunca se hace evidente que la solución seleccionada simplemente no se está implementando de manera efectiva.

Para identificar, evaluar y seleccionar a fondo una alternativa de “mejor opción” entre una variedad de soluciones potenciales, es esencial comprender cómo utilizar las distintas etapas de la toma de decisiones de una manera que se adapte al pensamiento y la visión creativa en la cultura de la organización.

La toma de decisiones es más poderosa cuando se combina con el procesamiento mental lógico, intuitivo y creativo.

Las etapas utilizadas en puntos específicos en los procesos de toma de decisiones y resolución de problemas se adaptan bien a la configuración de Equipo, pero son igualmente aplicables a situaciones individuales.

La “visión de túnel”, así llamada por ser el mayor obstáculo para la identificación de problemas durante el proceso de toma de decisiones, a menudo conduce a restricciones artificiales en la búsqueda de alternativas, porque nos lleva a que un problema se defina de manera demasiado restringida. Para prevenir la “visión de túnel” y mantener el enfoque en el problema principal, se sugiere seguir las cuatro etapas de toma de decisiones. La ejecución cuidadosa de estas etapas ayudará a generar la mejor solución para un problema existente.

En este sentido, la prudencia es la capacidad que tiene una persona o un Equipo o una Organización, de tomarse su tiempo para juzgar una realidad.

La prudencia es una virtud muy importante para la toma de decisiones. La prudencia es la sabiduría de reflexionar para tomar decisiones de forma óptima.

Para finalizar, es importante reflexionar que el mundo VUCA en el que nos desarrollamos, nos sumergimos día a día, no nos deja tiempo para pensar como un mundo HUMAN o humano.

Y como humanos, somos todos vulnerables. Por lo tanto, es importante saber que, si bien somos líderes de un equipo, tanto el líder, sus integrantes, y el equipo somos vulnerables. Que, según la RAE, ser vulnerable es alguien que puede ser herido o recibir una lesión, física o moralmente.

Vulnerables a inmensas variedades de entornos según el ámbito donde nos toque actuar.

Como ejemplo para el caso específico de Argentina, con el ambiente económico que nos ofrece el mercado, sumado a los desafíos que nos proponen los entornos y su cultura para hacer negocios, una de las mayores vulnerabilidades que podríamos identificar en nuestros equipos es la sensación de frustración. Frustración a negociaciones complejas, entornos complejos, donde se juega la Cultura de las organizaciones, donde no existe un ganar-ganar, donde es un “sálvese quien pueda”. Donde en las corporaciones debemos tener una actitud local siendo organizaciones globales, es decir actuar GLOCAL. Seguramente existen muchos más ejemplos de vulnerabilidad.

Reconocer esta vulnerabilidad, desarrolla la prudencia, y aún más importante, la confianza del otro y en el otro. Nos fortalece. Cómo un equipo de Gladiadores en formación.

Y quiero finalizar compartiendo con ustedes la siguiente frase de Tom Peters:

El liderazgo consiste en crear el espacio para que las personas hagan grandes cosas, que no podrían haber hecho sin dicho espacio.

 

Escrito por Eduardo Patricio Reilly Grant

Leído en: https://empresa.org.ar/2019/liderazgo-hoy-pensamiento-critico-y-toma-de-decisiones/