jueves , 5 diciembre 2019
Home / Reflexión Empresaria / La importancia de desarrollar las competencias del siglo XXI

La importancia de desarrollar las competencias del siglo XXI

El mundo actual exige que nuestros equipos de trabajo tengan perfiles diferentes a los de hace 20 años. Aquí te comparto la importancia de desarrollar las competencias del siglo XXI.

En uno de los podcasts que publique este año, hablé sobre lo más difícil de emprender. Mi respuesta es y ha sido Contratar bien. Construir el equipo adecuado para nuestro emprendimiento, que tenga la experiencia y las competencias necesarias para realizar el trabajo de cada rol ha sido lo más difícil de emprender.

La experiencia de cada aplicante se puede validar en un proceso de selección acompañado por tu equipo de recursos humanos o por una agencia especializada en contratación. Sí el cargo está bien diseñado, con su rol claro y los objetivos que debe alcanzar, con un proceso bien estructurado puedes garantizar que los candidatos tengan la experiencia que necesitas.

Pero las competencias? Es un tema totalmente diferente. Pero aquí me gustaría hablar más de cuáles son las competencias clave, aquellas que tú emprendimiento y cualquier empresa necesita más que nunca. Y es que en medio de la 4a revolución (yo la llamo revolución del conocimiento) en la que estamos, las exigencias del mercado definen nuestras necesidades a unas muy diferentes a las de hace 20 años.

Y es que en medio de la 4a revolución (yo la llamo revolución del conocimiento) en la que estamos, las exigencias del mercado definen nuestras necesidades a unas muy diferentes a las de hace 20 años.

Para hablar de la importancia de desarrollar las competencias del siglo XXI, les quiero primero enumerar las más importantes y las que aparecen en la mayoría de los escritos sobre innovación y emprendimiento:

– Creatividad e Innovación
– Resolución de problemas
– Pensamiento crítico
– Aprender a aprender
– Dominio de la tecnología
– Análisis de datos

Les quiero contar una anécdota de hacer unos años. Había llegado a la oficina al comité semanal, y la mayoría de los puntos que mi equipo tenía para conversar eran problemas casi todos operacionales. Después de escucharlos todos, y ver la naturaleza de los problemas, hice la siguiente reflexión: “Yo no monte una guardería donde debo solucionar cada pequeño problema que cada miembro de mi equipo tiene. Estoy construyendo un emprendimiento donde debemos ser capaces de diagnosticar y resolver problemas, para poder entregar una oferta de valor que enamore a nuestros clientes.“

Por esa época había empezado a estudiar las competencias del siglo XXI, y sobre cómo debía desarrollarlas. De hecho, inclui su análisis dentro de mi cátedra en la maestría de la Universidad Externado de Colombia. Después de un tiempo decidí ayudar a mi equipo a que las desarrolle también. Pero más allá del cómo, porque hay muchos caminos, lo más importante es reconocer su importancia, y de la urgencia de tomar una decisión: debemos desarrollarlas en nuestros emprendimientos y compañías sí queremos tener éxito en el entorno actual.

Hace un tiempo un cliente (una empresa que tiene su canal digital para comercializar sus productos por internet) me manifestó una preocupación sobre su operación de procesamiento de pedidos. Además de vender en su tienda en línea, también vende en varios .com importantes del país cómo Éxito, Pepe ganga y Falabella. La persona que realiza el procesamiento estaba siendo desbordada por el tamaño de la operación y adicional estaban teniendo inconsistencias en los despachos y seguimiento de pedidos. Resumiendo la problemática era la siguiente:

– Retrasos en el procesamiento de pedidos
– Errores en el alistamiento
– Errores en los datos del destinatario
– Dificultades de acceso por parte del equipo de Servicio al cliente a la información actualizada de los pedidos
– Errores en el inventario

Después de ver el escenario, le insistí al gerente a que debemos construir un proceso de mejoramiento continuo donde:

– Debemos diagnosticar problemas. Pero quién debe hacerlo es el doliente del proceso.
– Plantear soluciones aterrizadas.
– Incluir la tecnología como recurso facilitador.

Solo el encargado del proceso, quien lo administra diariamente, que conoce los detalles y desafíos diarios que debe enfrentar, puede plantear mejoras que logren reducir sus problemáticas. Pero para lograrlo, debe tener la competencia de saber diagnosticar problemas, debe entender cómo identificar puntos de mejora, y además, dominando la tecnología, plantear soluciones generales que logren el resultado.

Dominar la tecnología no significa que hay que saber programar o que sea experto en su manejo. Significa que conozca las herramientas, y que sepa cómo aprovecharlas para su beneficio.

Y dominar la tecnología no significa que hay que saber programar o que sea experto en su manejo. Significa que conozca las herramientas, y que sepa cómo aprovecharlas para su beneficio. El equipo técnico podrá brindarle el soporte para desarrollar la soluciones que necesita, pero ellos no sabrán qué hacer a menos que el líder del proceso presente la solución en detalle y con claridad.

Finalmente pudimos resolver el caso, luego de orientar a la persona encargada del procesamiento de pedidos a diagnosticar sus problemáticas, y poner en la mesa algunas soluciones que creíamos podían funcionar. Parte del proceso tomó más tiempo de lo esperado, ya que esta persona no estaba acostumbrada a diagnosticar problemas, y no queríamos perder la oportunidad de ayudarle a desarrollar esta competencia. En resumen la estrategia fue:

– Diagnóstico:
-Diagramas de los flujos del proceso
– Identificar los pain points
– Consecuencias negativas cuantificadas del proceso.
– Planteamiento de soluciones operativas
– Identificar posibles herramientas útiles
– Implementación de herramientas
– Acoplamiento de proceso
– Pruebas y puesta al aire

Aunque el problema es complejo y bastante más amplio, la conclusión que quiero compartirles es que sí queremos emprendimientos y compañías exitosas, es clave que nuestro equipo cultive y desarrolle estas 6 competencias. No es fácil, y además la academia no nos ofrece muchas alternativas (tal vez el mejor camino es asociarse con una compañía de formación empresarial y desarrollar un programa continuo In company), pero debemos encontrar la forma de hacerlo.

Y tú qué opinas de estas competencias? Las encuentras clave para nuestro desarrollo empresarial?
Espero que les sea útil estos consejos para que tu empresa empiece a crecer en el mundo digital. Cómo siempre todas las opiniones son bienvenidas.

Visita mi Sitio web: cesarsanchez.com.co
Instagram: @cesar.digital
Twitter: @cesarRSP
Linkedin: @cesardigital
Facebook: @cesarRSP