martes , 26 marzo 2019
Home / Reflexión Empresaria / La actitud empresarial que debes tener en tu negocio

La actitud empresarial que debes tener en tu negocio

Mucho se ha hablado de las aptitudes que debe tener un empresario. Si tiene que ser optimista, flexible, abierto, cooperador… Pero ¿y de la actitud que debe tener para ser un empresario de éxito?

¿Qué es la actitud empresarial?

Es la posición que asume el empresario frente a los retos que representan los cambios del entorno para la sostenibilidad de su empresa. Tanto internos como en el ámbito social externo en el que se desenvuelve ésta.

Una actitud positiva marca la diferencia entre un empresario y otro. Si se mantiene un nivel alto de actitud, de optimismo, de estímulo, de llevar a cabo una gestión eficaz y de mantener unos objetivos definidos, se mantendrá un camino ascendente.

La actitud empresarial es la postura que debe asumir el empresario actual, frente al elevado número de situaciones y retos que te encontrarás en el camino con tu empresa. Debe estar centrada en la visión constante de oportunidades, la generación proactiva de ideas y en la búsqueda de mejoras en los procesos y procedimientos. Tampoco podemos olvidar la resiliencia, la adaptación a las situaciones y cambios.

El empresario debe asumir una actitud empresarial para triunfar en su negocio y conseguir el éxito.

¿Cuáles son las actitudes más importantes en un empresario?

  • No te subestimes:  Abre tu mente y no te limites. No te pongas obstáculos y sigue tu intuición para lograr tus sueños aunque a veces te parezcan ideas descabelladas.
  • Entusiasmo en todos tus actos:  Vivir con esta cualidad te dará la fuerza necesaria para conseguir la motivación que necesitas para seguir adelante. Serenidad, autocontrol y visión positiva son las mejores armas para enfrentar con éxito los problemas.
  • Establece metas:  Sin la acción es difícil lograr nuestro objetivo. Llevar a cabo nuestras ideas puede convertirse en algo grandioso, sólo lo sabremos si actuamos.
  • Sé una persona integral, valora la formación:  El empresario debe estar en constante formación y saber rodearse de los mejores. Lógicamente, eso implica también el cuidado de su equipo. Si ampliamos nuestros conocimientos sobre distintas áreas, estaremos más preparados y aportamos más. Nunca podemos decir que “sabemos lo suficiente”.
  • Termina las tareas, comprométete al máximo:  La perseverancia y el compromiso no pueden faltar en un emprendedor.
  • Ten ambición:  Para llegar al éxito tienes que ser ambiciosos. La ambición es fundamental a la hora de explorar nuevos horizontes empresariales, para no conformarse con una cuota de mercado mínima y expandir las posibilidades.
  • Delega:  Es una necesidad. Tú, como empresario no lo puedes hacer todo solo ni estar en todas partes;  menos aún operar en campos que no conoce, por los riesgos que ello implica.
Por Miquel Pino, mentor: https://www.tallerdeempresa.com/actitud-empresarial-en-tu-negocio/