lunes , 23 septiembre 2019
Home / Reflexión Empresaria / 7 características de los líderes con responsabilidad social

7 características de los líderes con responsabilidad social

Los cambios acelerados del mundo imponen nuevas formas de liderazgo. En la última década, y de cara al futuro, los líderes de las organizaciones de todo tipo ven cómo los antiguos estilos de conducción van quedando obsoletos. Las nuevas generaciones del trabajo, el avance tecnológico y la necesidad de innovar permanentemente desafía a todos los ámbitos: desde pequeños negocios hasta grandes empresas, políticos, dirigentes y referentes.
Así emerge un nuevo tipo de líder, con responsabilidad social, enfocado en los resultados que se buscan y, a la par, en una mayor valoración de lo humano.

Esta versión contemporánea de los líderes ya está dentro de las organizaciones. Lo observo cotidianamente al trabajar con CEOS y altos directivos en Argentina y otros países. A la mayoría de ellos se los encuentra liderando con un nuevo estilo, más humano y cercano. Posiblemente la imagen desde el exterior aún no se alcanza a visualizar; aunque su impronta, su impacto positivo hacia dentro de las empresas y hacia las comunidades será más visible en los próximos años.

La responsabilidad y conciencia social en el liderazgo no tiene que ver sólo con la forma en que el líder interactúa con la comunidad; sino con un estilo personal de provocar la innovación, la transformación y la gestión del cambio y del talento, basado en principios como la sustentabilidad, la igualdad y la equidad, empezando por su círculo directo de colaboradores, y expandiéndolo hacia fuera. Esto es, desde mi perspectiva, tener impacto social.

Es necesario hacer explotar el talento de cada uno (que no es lo mismo que explotar al talento).

  • El líder con espíritu de servicio

El líder con responsabilidad social se basa en el principio de estar al servicio del proyecto que representa, aunque, aún más, de las personas que tiene bajo su responsabilidad.
Para lograrlo, acciona en la organización pensando siempre en satisfacer tres tipos de necesidades de quienes la integran y a quienes beneficia: materiales, cognitivas y afectivas.
Esto significa que, más allá de su rol de conducción de una institución de cualquier tipo, lo que hace el líder consciente es articular ciertas culturas organizacionales que promuevan las buenas prácticas de la comunicación permanente, desestresar a los colaboradores, generar espacios de intercambio e innovación, e implementar políticas donde lo material -por ejemplo, generar beneficios para los accionistas- no es el único eje sobre el que se actúa.

Al líder consciente le importan las personas, las valora por lo que son, no sólo por lo que rinden.

  • Siete características del líder con responsabilidad social
  1. En voz baja y con el ejemplo. Una de sus características es que no necesita decir ni, mucho menos, gritar a a los cuatro vientos “yo soy el líder”. Su labor es sutil, silenciosa y a la vez, de impacto.
  2. Se basa en valores. Algunas formas en que lo hace cotidianamente son el enfoque muy presente en inspirar, motivar, comunicar, compartir, cooperar, deliberar, expresar, tomar decisiones pensando en el bien mayor, trabajar en equipo, establecer políticas inclusivas, buscar consensos, y seguir aprendiendo.
  3. Cede el protagonismo. Incentiva que cada persona se sienta protagonista. Por cierto, esto trasciende su participación en la empresa, ya que es radical para que asuma la responsabilidad total por quien es, y así lo que hace y sus decisiones, pequeñas o grandes, dentro y fuera de la empresa.
  4. Equilibrio emocional. Por lo general, los CEOs y altos directivos con los que trabajo tienen destrezas de inteligencia emocional avanzada, empezando por sí mismos. Y es uno de los principales motivos de mi labor junto a ellos: el “cómo puedo seguir mejorando como ser humano”.
  5. La flexibilidad y la adaptabilidad son dos ejes de su gestión, tanto en la vida como en la gestión que lleva adelante.
  6. Paciencia y moderación de expectativas, ambas en grandes dosis ya que el cambio cultural hacia un liderazgo consciente lleva tiempo y necesita que el proceso madure en cada miembro.
  7. Excelentes habilidades interpersonales: comunicación, empatía, consciencia del otro, visión para ver más allá de lo obvio, mejora continua en lo personal y profesional.
  • Cómo incentivar la conciencia social en la empresa

Ahora bien: este tipo de líder sabe que sólo no puede lograrlo; por eso le encanta gestar equipos, desafiarlos y proyectarlos; acompañarlos, y, al final, soltarlos. Sabe apreciar sus fortalezas y potenciar las debilidades. Además, cuando transfiere su estilo de liderazgo consciente social a otras personas, además de asegurar las condiciones básicas que rigen el mundo del trabajo para que el colaborador se sienta contenido, escuchado y respetado, es fundamental trabajar junto a los equipos en el desarrollo de sus habilidades blandas, más allá de la destreza técnica en la tarea.

Para empezar, es necesario pensar en el nuevo tipo de Innovación, “Innovación emocional”; este es un modelo que he creado en el que trabajo habitualmente en varios países, y pone de relieve en las empresas y organizaciones la importancia de las emociones. Somos seres emocionales, por lo tanto, es desde este espacio emocional desde donde se toman las decisiones, accionamos, nos comunicamos y nos movemos.

Implementar capacitaciones, incentivar el intercambio y el desarrollo humano no sólo desde los aspectos de entrenamientos típicos (idiomas, habilidades técnicas, o lo recreativo, como juegos de mesa, espacios de encuentro, etc. -que funcionan excelente, aunque hoy no son suficientes-), sino que el liderazgo con conciencia social tiende a promover que cada colaborador se anime a explorarse, y a la vez, explorar la empresa y el equipo de una manera diferente y alternativa, en forma complementaria a cómo vienen haciendo las cosas.

Todo esto, sin perder de vista los objetivos y resultados que hacen que la empresa o negocio sea sustentable. Es decir que el modelo de liderazgo con conciencia social es integrativo: se suma a lo ya existente; modifica lo que ya no funciona; y avanza a un ritmo propio: el ritmo de las organizaciones y de cada persona que lo integra.

  • Cómo lograr responsabilidad y conciencia social en los equipos: seis ideas

Estos puntos sintetizan cómo se puede lograr una mayor conciencia social en los equipos:

  1. Ayudarlos a revisar la consciencia de uno mismo, de quien es en sus valores, autenticidad y en quién quiere convertirse a futuro.
  2. Incluir dentro de las prácticas aquellas que promuevan el auto desarrollo y auto conocimiento.
  3. Prepararlos para afrontar las transformaciones, inevitables en el mundo de hoy y del futuro. Esto incluye todos los cambios que suceden aceleradamente respecto a las formas de trabajar, de relacionarnos, de comunicarnos.
  4. Entrenarse en vivir en una consciencia plena, que involucra a la persona y pone en su radar al otro. Es decir, se promueve el impacto en cada colaborador, y se lo piensa como una onda expansiva de transformación positiva hacia los compañeros, su familia, su barrio, su comunidad, su país, etc.
  5. Autoliderazgo: trabajar profundamente en despertar el auto liderazgo en cada persona (tanto del equipo como los destinatarios de la tarea que se realiza, por ejemplo, mejorando la experiencia de los clientes).
  6. Lograr cohesión entre las personas sobre la base de la honestidad, valentía y capacidades innatas para resolver problemas -diferentes en cada uno-.

 

Por Daniel Colombo en empresa.org.ar